Una Práctica Sencilla

Tratemos de ver cada vez más y más desde la perspectiva de Dios

Que la luz de su presencia nos llene completamente y de esa manera podamos ver el mundo a través de Él. Cuando las pequeñas cosas no salen como lo esperábamos, miremos  alegremente a Dios y digamos “Oh, todo estará Bien”; Practicando esta simple disciplina nos protegernos de tener que responsabilizarnos de una acumulación de pequeñas preocupaciones y frustraciones. Si practicamos esto, podremos descubrir algo que cambiara nuestras vidas, nos daremos cuenta de que la mayoría de las cosas que nos preocupan no son importantes y que si les dejamos de prestar importancia y volvemos nuestra atención a Dios, aprenderemos a caminar a través de los días con pasos más ligeros y corazones más alegres y agradecidos. Y, cuando los problemas serios en nuestro camino aparezcan, entonces tenderemos más reserva para lidiar con ellos, pues no habremos malgastado todas nuestras energías en pequeños problemas, incluso llegaremos al punto en el que estaremos de acuerdo con el Apóstol Pablo de que todos nuestros problemas son ligeros y momentáneos en comparación a la Gloria Eterna que lograremos a través de ellos.

Proverbios 20:24 De Jehová son los pasos del hombre: ¿Cómo, pues, entenderá el hombre su camino?

2 Corintios 4: 17-18 Porque nuestra leve aflicción, la cual es momentánea, produce en nosotros un inmensurable y eterno peso de gloria; no mirando nosotros a las cosas que se ven, sino a las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, más las que no se ven son eternas.

Deja tu comentario

%d bloggers like this: