PRINCIPIOS DE INTEGRIDAD – No hurtarás.

Éxodo 20:15 No hurtarás.

Sabemos que existe el robo directo, pero sabía usted que también existe el robo indirecto, por ejemplo: cuando el dueño de una compañía no paga lo justo a sus empleados, esta robando; o el rendir a medias en su trabajo, eso es robo indirecto.  “Escuché a cerca de un muchachito en un mercado, él estaba que parado en frente de un kiosco donde vendían fruta, pero no solo las miraba, sino que estaba comiéndose las uvas tan rápido como podía, aprovechando que nadie lo veía, después de un rato apareció la mamá del niño y vio lo que su hijo estaba haciendo. ¿Sabe lo que ella hizo?  sencillamente le dijo, “Juanito, no comas tan rápido”. Esa es la clase de realidad en la que hoy vivimos, indiferentes a los conceptos básicos de integridad y olvidándonos por conveniencia que si nos apoderamos de cualquier cosa que no nos pertenece o si no pagamos lo que debemos, estamos quebrantando el mandamiento que dice “No robarás o No hurtarás.” y esto puede referirse también al tiempo, al afecto, al dinero, a las posesiones, o a la honra o buen nombre de las personas, o al amor o a la cortesía y la lista es interminable. Si defraudamos a alguien es que hemos tomado algo que no nos pertenece y somos culpables de robo.

Un legado familiar

Ahora, ¿Como enseñamos a nuestros hijos lo que este mandamiento significa?
Este mandamiento fue dado al pueblo de Israel, y los Padres eran los responsables de enseñar estos mandamientos a sus hijos y as sus nietos y si fuera posible aun a los bisnietos.

Deuteronomio 6:6-7 Y estas palabras que yo te mando hoy estarán sobre tu corazón; y se las repetirás a tus hijos y les hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y cuando te acuestes y cuando te levantes.

Recuerde que este mandamiento fue dado al pueblo de Israel y que los padres eran los responsables de ensenar estos mandamientos, a sus hijos y a sus nietos.

 

En el Nuevo testamento hay un verso que explica perfectamente Éxodo 20:15.

Efesios 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

En este versículo hay tres pensamientos que tenemos que sembrar en nuestros corazones.

  1. Integridad: El que hurtaba, no hurte más.
  2. Laboriosidad: Si no trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno.
  3. Generosidad: Para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.

Según el Nuevo Testamento, dentro del mandamiento No hurtaras, están comprendidos lo que es integridad, laboriosidad y generosidad, Estas son características que todos debemos pedirá a Dios sean parte de nuestra manera de ser y que podamos practicarlas y ensenarlas.

INTEGRIDAD:  Hay muchas formas de vivir sin integridad, tenemos el robo directo, la cleptomanía (tendencia patología al hurto, aunque no se tenga la necesidad de aquello que se roba), los robos a mano armada, robo en las casas y almacenes (de acuerdo a un estudio, solo en Estados Unidos, la economía pierde cerca de cuarenta billones de dólares por los robos que se efectúan en los lugares de trabajo). Eso es robo directo. Pero cualquier tipo de robo será juzgado por Dios; también hay otro tipo de robo conocido como fraude, cuando vende alimentos diciendo que son productos naturales, pero al realmente están hechos con productos artificiales 100% nocivos para la salud. O, cuando un constructor asegura que usara materiales te primera calidad, pero por obtener más ganancia utiliza materiales de tercera; El inflar los precios de facturas y proformas para poner dinero en sus bolsillos.

La actividad que más se practica en todos los países es el fraude, individuos corporaciones y gobiernos se han vuelto expertos en defraudar a los demás.

Pero sabía que rendir a medias en el trabajo también es robar, si usted cobra por 8 horas y solo trabajo 6, está robando el equivalente a 2 horas.

Colosenses 3:22 Siervos, obedeced en todo a vuestros amos carnales, no sirviendo al ojo, como los que agradan a los hombres, sino con sencillez de corazón, temiendo a Dios:

Si no teme a Dios lo suficiente para cumplir honestamente con un día de trabajo, entonces ha quebrantado el mandamiento que dice no hurtaras.

Por otro lado, si usted es un empleador y no paga de forma justa a sus empleados, usted les está robando.

Colosenses 4:1 Amos, haced lo que es justo y recto con vuestros siervos, sabiendo que también vosotros tenéis un Amo en los cielos.

Santiago 5:4 He aquí, clama el jornal de los obreros que han cosechado vuestras tierras, el cual por engaño no les ha sido pagado por vosotros; y los clamores de los que habían segado han entrado en los oídos del Señor de los ejércitos.

Tener un seguro de salud o de vida es una cosa, pero manipularlo es hacer lo incorrecto.

Estar en los negocios de Bienes Raíces para ayudar y tener una ganancia es una cosa, pero estar en ese negocio apropiarse de casas y terrenos de otros, es inmoral, ilegal e imperdonable (los fariseos tenían como practica el devorar las casa de las viudas, y Jesús los condeno por eso)

Los juegos de azar, eso es robo legalizado y la gente acepta ser robados de esa manera, los juegos de azar son moralmente incorrectos. por qué? porque nadie puede ganar a menos que otros pierden, y uno no tiene que ser super inteligente para entenderlo, un negocio legitimo siempre tiene ganadores, Por ejemplo: yo tengo un artefacto que usted necesita, y se lo vendo por  5 dólares, usted tiene su artefacto y yo tengo los 5 dólares. En los juegos de azar, por cada ganador hay miles de perdedores, es tener ganancias y placer a expensas del dolor de otros, es el intento de obtener de forma inmediata lo que pertenece a muchos sin darles nada a cambio. Cuando alguien juega y gana, se acrecienta su codicia. (Habacuc 2:6)

El retener el amor y la devoción conyugal también quebranta este mandamiento, la biblia manda que no se nieguen ni se priven del amor sexual, y cuando se niegan se están defraudando el uno al otro. 1 Corintios 7:3-5 El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido. La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia.

El mismo principio se aplica cuando no amamos a nuestros hijos, o a nuestros vecinos, o en general a nuestro prójimo, nos estamos defraudando (Romanos 13:8)

El peor robo es robarle a DIOS. Usted sabe que le pertenece a El verdad, usted no es dueño de sí mismo, usted fue comprado con precio,  cuando usted vive su vida para usted mismo, como si Cristo nunca hubiera existido y nunca hubiera muerto por usted, usted es un ladrón, ha tomado de lo que le pertenece a Él, camina sobre la tierra que el creo, respira el aire que el credo, vive la vida que es de Él y nada le da a cambio. 1 Corintios 6:19-20

Sabe porque como creyentes diezmamos. El diezmo (es un emblema y símbolo de todo lo que le pertenece a Dios) no piense que el diez por ciento le pertenece a Dios, todo le pertenece a Dios. Malaquías 3:8

Cuando le robamos a otro de la forma que sea, fracasamos en honrar a Dios como deberíamos, y nos estamos robando a nosotros mismos. Jeremías 5:25

Cuando está amando más a su familia, o a su trabajo o a cualquier otra cosa o persona, más de lo que ama a Dios, les está robando a Dios lo que solo a Él le pertenece, quiere ser honrado con Dios, comienza entregándole su corazón ahora mismo.

 

LABOREOSIDAD: Efesios 4:28

El trabajar no es malo, es bueno, no es una maldición, es una bendición. Los jóvenes de hoy no saben la responsabilidad de una labor honesta. La Biblia es muy clara en cuanto a la necesidad de trabajar. 2 Tesalonicenses 3:10

Los judíos de la antigüedad entendían muy bien el mandamiento no hurtaras, así como entendían también el mandamiento que dice 6 días trabajara. Consideraban las labores, el trabajo como un imperativo divino. Decían el que no enseña a su hijo a trabajar, le enseña a robar.

Los rabinos y los profetas consideraban el trabajo como un regalo de Dios. Eclesiastés 5:18-19. El trabajo es un regalo de Dios, en la actualidad todas las personas parecen que están desesperadas por ganarse el premio mayor de la lotería para ya no tener que trabajar. Parece que la generación actual buscan el trabajar menos y menos para poder ganar más y más, lo cual es totalmente paradójico.

Usted no puede legislar que los pobres dejen de serlo, no puede dictar leyes para que la gente industriosa deje de serlo, usted no multiplica la riqueza dividiéndola, y el gobierno no puede darle nada a nadie sin tener que quitárselo primero a alguien más, y si alguien recibe algo sin tener que trabajar es porque alguien ya ha trabajado para que ese alguien reciba. Lo peor que puede pasar es que la mitad de la gente piense que no tiene que trabajar porque otros trabajaran por ellos, y la otra mitad piense que no vale la pena trabajar porque no recibirá el fruto de su trabajo.

La Biblia enseña que, si una persona no quiere trabajar, tampoco debe comer.

Vivimos en una generación que no entiende la ética laboral que nos ensenaron nuestros abuelos y nuestros padres, en la actualidad los que trabajan no lo hacen con el placer y el gozo de estar cooperando con Dios en la administración de este mundo creado para nosotros, solo trabajan para tener el dinero suficiente para poder dejar de trabajar.

El Socialismo promulga la idea de que debemos unificar todas las riquezas y tener muchos holgazanes y muy pocos productores. En los estados Unidos hemos creado una sociedad en donde muchas personas piensan que es mejor no trabajar.

En nuestros países las cárceles están llenas de jóvenes y adultos que por lo general no hacen nada productivos ni para ellos mismos, ni para la sociedad. Son el reflejo de padres que no les enseñaron un oficio o de madres que no les dieron responsabilidades dentro del hogar, no aprendieron el principio básico de laboriosidad.

Aquellos que quieren jubilarse o retirarse, tienen la idea de que cuando lo hagan ya no tendrán que trabajar. ¡Dios bendiga su inocencia!  De manera especial un creyente jamás se retira, ni se jubila de su servicio a DIOS, eso solo significa que tendrá más tiempo para servir a DIOS con todo su corazón y toda su alma.

Lo opuesto al trabajo es pasividad, nuestros hijos deben aprender con nuestro ejemplo lo que es ser laboriosos. Esto les debemos ensenar desde muy temprana edad. Lamentaciones 3:27. no porque son niños no debemos ensenar a nuestros hijos a trabajar a que aprendas un oficio. A veces es más fácil para nosotros el hacer algo que enseñar a nuestros hijos a hacerlo, pero cuan estupendo es cuando tenemos tiempo y paciencia para enseñarles.

A los hijos de 4 a 6 años, se les puede ensenara a sacar la basura, a los de 6 a 10 años, se les puede ensenar a lavar y secar los platos, a los de 10 o más enséneles a cortar el césped. y si usted es hábil con herramientas y mecánica, enséneles eso a sus hijos jovencitos, cuando hayan terminado sus tareas escolares y sin menoscabar su tiempo de recreo.

Muchos jovencitos en tiempos de vacaciones no tienen mucho que hacer y se aburren tremendamente, aproveche ese tiempo para ensenarles algo.

Hágales trabajar cuando tienen que trabajar y déjelos jugar cuando tienen que jugar.

 

GENEROSIDAD: Efecios 4:28

Sabe que es lo opuesto del robo, la respuesta lógica seria no robar, pero no lo es, lo opuesto del robo es la generosidad. Sabemos que por cada negativo hay un positivo. A veces hacemos un buen trabajo proveyendo para nuestras necesidades, pero rara vez aprendemos a suplir las necesidades de otros. Hechos 20:33; Hechos 20:34. El apóstol está diciendo que para suplir con sus necesidades y las de los que estaban con él, tuvo que trabajar. y en Hechos 20:35 nos recuerda también las palabras de nuestro Señor Jesús que dijo : Mas bien aventurado es dar que recibir.

Es un pecado y una vergüenza delante de DIOS cuando esperamos que el gobierno, cuide de nuestros padres, o nuestros seres amados o nuestros hijos; y cuando lo hacemos debemos hacerlo con generosidad y con la misma generosidad ayudar a otros. Esta es la clase de vida que nos libera de nuestro egoísmo.

Las personas egoístas son desdichadas, porque la desdicha es como un espejo, pero el gozo es como una ventana, trasparente por ambos lados.

Hagamos un experimento, haga un puno con los dedos de su mano, y apriételo fuertemente, apreté lo más fuerte que pueda, espere unos segundos, ahora descanse y habrá su mano. Se siente bien verdad, esa es la forma en que muchas personas viven, egoístamente, retienen todo para ellas, viven apretadas como un puño, y así van por la vida, pero cuando abrimos nuestra mano para dar a otro, este estado de gozo, bienestar nos inunda por completo.

La vida está compuesta de recibidores y dadores, aprendamos a ser dadores. Hoy en día la gente demanda de alguien que les entienda y les cuide, las personas están dispuestas a pagar para que alguien sencillamente los escuche.

Sea perdonador con sus hijos, a veces somos más generosos y rápidos perdonando a otras personas, que, perdonando a nuestros hijos, amelos y su amor por ellos debe ser la clase de amor que busca hacerles bien, sin que importe el comportamiento de ellos. Amelos y acéptelos, aunque no apruebe lo que hagan.

Jones Wesley, (fundador del metodismo) dijo: Haga todo lo que pueda, ahorré todo lo que pueda y de todo lo que pueda.

Ayude a las personas que físicamente tienen imposibilidad de hacer tareas con limpiar su patio, existe muchas maneras de ser bendición para otros, inculque en usted la responsabilidad de llevar a la iglesia los diezmos y ofrendas, participe de proyectos ministerios, y apoye financieramente con lo que pueda esos proyectos.

JESUS en la cruz del calvario derramo su sangre y dio su propia vida por usted, por mí, por todos nosotros, nos compró a gran precio. ¿Es usted salvo?  si usted de alguna manera le está robando a Dios, se está robando a usted mismo, porque su pecado impide que cosas buenas y maravillosas sucedan en su vida. Si yo pudiera vivir mil vidas, esas mil vidas se las entregaría a Jesús, a quien le sirvo y le tengo por salvador y mi señor. Todas las cosas materiales a las que nos aferramos en esta vida un día tendremos que dejarlas, porque sin nada llegamos al mundo y sin nada saldremos de él, lo único que no perderemos será el perdón de DIOS.

Satanás vino para robar, matar y destruir, pero Jesús vino para darnos vida, y vida abundante, satanás quiere robarnos esa vida abundante que DIOS tiene para usted, sabe lo que debe hacer si antes no lo había hecho, ahora mismo debe hacer una decisión por Cristo.

Si quiere hacerlo, puede hacer una oración como ésta:

“Jesús, te necesito. Me arrepiento de la vida que he llevado alejado de ti. Te doy gracias por morir por mí en la cruz para pagar por el castigo de mis pecados. Creo que tú eres el Hijo de Dios, y ahora te recibo como mi Salvador y Señor. Toma el control completo de mi vida, hazme la clase de persona que tu quieres que sea, ayúdame a nunca avergonzarme de ti, sin importar las circunstancias o consecuencias, y porque tu moriste por mí, yo quiero ahora vivir para ti. Lo pido en tu nombre Jesus, Amen”

 

¿Hiciste esta oración?

pointing-hand-icon-24032 Si            pointing-hand-icon-24032 No


Fuente:
Pastor Adrian Rogers
LA INTEGRIDAD, UN LEGADO FAMILIAR
Video: https://youtu.be/0xq1T9MaH40

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Anti-Spam * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.