Preguntas y Respuestas

¿Deben los cristianos celebrar la Navidad?

La polémica de si los cristianos deben celebrar la Navidad o no se ha estado en discusión por siglos. Hay cristianos dedicados y sinceros en ambos lados del dilema, cada uno con múltiples razones del “porque” o “porque no” se debe celebrar la Navidad en los hogares cristianos.

La Biblia nos muestra que el mundo celebra el Nacimiento de Jesús (Isaías 9:6; Lucas 1:26-35), es por esto que en esta época del año que millones de personas son movidas profundamente en sus emociones y en sus sentimientos como en ninguna época del año, y aunque JESUS no nación ni el 24, ni el 25 de diciembre, lo aprovecha la humanidad para poder celebrar el nacimiento del hijo de Dios, que se hizo carne para darle a la humanidad una idea concreta, definida y tangible de qué clase de ser es Dios, para que cuando pensemos en Dios pensemos en JESUS, porque JESUS era DIOS en la carne Juan 1:18.

La aparición de JESUS hace más de 2000 años es el elemento central de toda la historia de la humanidad, nunca nadie, en ninguna parte del mundo celebra cuando nació Buda o Gandhi, o se paralizan los comercios, bancos y aun muchos gobiernos ateos, para en muchas partes del mundo celebrar no solo su nacimiento, sino también su muerte y resurrección durante la época de pascua.

Es en esta época de Navidad cuando nos preocupamos de darnos regalos unos a otros y aun la gente continúa ignorando que los mejores regalos nos los dio Dios hace más de 2000 años en la persona de su hijo JESUCRISTO.

No existe una razón bíblica para no celebrar la Navidad y al mismo tiempo, no hay tampoco un mandato bíblico para celebrarla. A fin de cuentas, celebrar la Navidad o no, es una decisión personal. Sin importar la opción que elijas en relación a la Navidad, no debes de usar tus puntos de vista como un arma para atacar o denigrar a aquellos con un criterio opuesto, tampoco debemos úsalo como motivo de orgullo sobre si se debe celebrar esta festividad o no.

En conclusión, podemos decir que como en todo, debemos pedir sabiduría a Aquel que la otorga abundantemente a todo aquel que la busca (Santiago 1:5) y aceptarnos unos a otros en gracia y amor cristianos, independientemente de nuestras opiniones sobre la Navidad.

¿Es Jesús Dios?

Hola amigos la gracia de Dios, padre nuestro, sea con todos ustedes, que su misericordia nos rodee y podamos llegar al pleno entendimiento de toda su Gloria, paz a ustedes hermanos, quiero recordarles, antes de empezar con este tema, que no somos bebes que debemos ser alimentados con leche, más tenemos que comer esta comida sólida que es su palabra. Sin embargo los engañadores están a la orden del día, llegan a nuestras casas y nos inyectan con doctrinas de demonios, enseñando mentiras y engaños, Jesús nos lo advirtió, y no hemos tenido suficiente cuidado en su Palabra, porque si tuviéramos esa Palabra cerca de nuestro corazón y en nuestra boca, la Iglesia hoy en día estuviera revestida de poder, pero por el contrario esta raquítica y desnutrida, porque siendo ya madura, sigue tomando pequeños sorbos de la eminente riqueza de su Gloria.

¿Alguna vez Jesús afirmó ser Dios?

En la Biblia, no hay un registro de Jesús diciendo las palabras precisas, “Yo soy Dios.” Sin embargo, eso no significa que El no proclamó ser Dios. Tome por ejemplo, las palabras de Jesús en Juan 10:30, “Yo y el Padre uno somos”. A simple vista, esto no parecería ser una afirmación de ser Dios. Sin embargo, escuche la reacción de los judíos a Su declaración, “Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios” (Juan 10:33). Los judíos entendieron la declaración de Jesús al afirmar ser Dios. En los versículos siguientes, Jesús nunca los corrige diciéndoles, “Yo no afirmé ser Dios”. Eso indica que Jesús realmente estaba diciendo que era Dios al declarar, “Yo y el Padre uno somos” (Juan 10:30). Juan 8:58 es otro ejemplo. Jesús les dijo “De cierto, de cierto os digo: antes que Abraham fuese, yo soy”. Nuevamente, en respuesta, los judíos tomaron piedras para arrojárselas (Juan 8:59). ¿Por qué los judíos querrían apedrear a Jesús, si El no hubiera dicho algo que ellos creían era una blasfemia, concretamente, una afirmación de ser Dios?

Juan 1:1 dice que “El Verbo era Dios”. Juan 1:14 dice que “Aquel Verbo fue hecho carne”. Esto indica claramente que Jesús es Dios en la carne. Hechos 20:28 nos dice, “… para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre”. ¿Quién compró la iglesia con Su propia sangre? Jesucristo. Hechos 20:28 declara que Dios compró la iglesia con Su propia sangre. ¡Por tanto, Jesús es Dios!

Con respecto a Jesús, Tomás el discípulo declaró, “Señor mío, y Dios mío” (Juan 20:28). Jesús no lo corrigió. Tito 2:13 nos anima a esperar la venida de nuestro Dios y Salvador – Jesucristo (vea también 2ª Pedro 1:1). En Hebreos 1:8, el Padre declara de Jesús, “Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo; cetro de equidad es el cetro de tu reino.”

En Apocalipsis, un ángel ordenó al Apóstol Juan adorar solamente a Dios (Apocalipsis 19:10). En algunas ocasiones en la Escritura, Jesús recibe adoración (Mateo 2:11; 14:33; 28:9,17; Lucas 24:52; Juan 9:38). El nunca reprendió a la gente por adorarle. Si Jesús no fuera Dios, El hubiera dicho a la gente que no le adoraran, justamente como lo hizo el ángel en Apocalipsis. Hay muchos otros versículos y pasajes de la Escritura que alegan la deidad de Jesús.

La razón más importante para decir que Jesús tiene que ser Dios, es que si El no es Dios, Su muerte no habría sido suficiente para pagar la penalidad por los pecados de todo el mundo (1ª Juan 2:2). Solamente Dios pudo pagar tal penalidad infinita. Solamente Dios pudo tomar los pecados del mundo (2ª Corintios 5:21), morir, y resucitar – probando Su victoria sobre el pecado y la muerte.

Fuente: http://www.gotquestions.org/Espanol/Es-Jesus-Dios.html#ixzz3W2BmEcP7

¿Cómo puedo conocer la voluntad de Dios para mi vida?

Saludos a ti amado, mi oración es que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma. Gracias por sus comentarios a la Pregunta de la Semana, esto es para nosotros, edificación, para que fortaleciéndonos unos a otros podamos salir a la Naciones en el nombre de Jesús y predicar de su salvación, misericordia, paz y amor les sean multiplicado.

Respuesta:

Hay dos claves para conocer la voluntad de Dios en una situación dada

  1. Asegurarnos que lo que estamos  pidiendo o considerando hacer, no sea algo que la Biblia prohíbe.
  2. Asegurarnos que lo que estamos pidiendo o considerando hacer, va a glorificar a Dios, y va a ayudarlo a usted a crecer espiritualmente.

Si estas dos cosas son ciertas, y Dios todavía no nos ha dado lo que le estamos pidiendo – entonces es probable que no sea la voluntad de Dios que nosotros obtengamos lo que estamos pidiendo. O tal vez, nosotros simplemente necesitamos esperar un poco más de tiempo para recibirlo. Algunas veces, conocer la voluntad de Dios es difícil y hasta nos parece ilógico (como nos lo comentaba Wendy Hunt – Facebook). La gente quiere que Dios básicamente les diga qué hacer – dónde trabajar, dónde vivir, con quién casarse, etc. Romanos 12:2 nos dice, “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cual sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Gracias por la referencia de Juan Carlos Santos en su comentario de Facebook).

Dios raramente da a la gente esa información directa y específica. Dios nos permite hacer decisiones referentes a aquellas cosas. La única decisión que Dios no quiere que nosotros hagamos es pecar o resistirse a Su voluntad. Dios quiere que tomemos decisiones que estén de acuerdo con Su voluntad. De manera que, ¿Cómo saber cuál es la voluntad de Dios para nosotros? Si nosotros estamos caminando cerca del Señor, y deseando de verdadera Su voluntad para nuestras vida – Dios va a colocar Sus propios deseos en nuestro corazón, (y como Sandy De León comento “…así podremos escuchar su voz antes de actuar o tomar una decisión). La clave es desear la voluntad de Dios, no la nuestra propia. “Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón” (Salmos 37:4).

En conclusión, si La Biblia no nos habla en contra de nuestras peticiones, y si éstas genuinamente pueden beneficiarnos espiritualmente – entonces la Biblia nos da “permiso” para tomar decisiones y seguir nuestro corazón. (O como Vilma Armas comento “Obedezcamos su palabra y seamos fieles en todo”)

Que el Señor los bendiga y la paz se contigo, saludos a todos y no olvides que eres un comisionado.

Testigo de Jesucristo… Hasta lo ÚLTIMO DE LA TIERRA.

¿Por qué es importante asistir a la iglesia?

¿Por qué es importante asistir a la iglesia? Comisionados.comLa Biblia nos dice que necesitamos asistir a la iglesia para que podamos alabar a Dios con otros creyentes y ser instruidos en Su Palabra para nuestro crecimiento espiritual (Hechos 2:42: Hebreos 10:25). La iglesia es el lugar donde los creyentes pueden amarse unos a otros (1 Juan 4:12), exhortarse unos a otros (Hebreos 3:13), servirse unos a otros (Gálatas 5:13), instruirse unos a otros (Romanos 15:14), honrarse unos a otros (Romanos 12:10), ser bondadosos y misericordiosos unos con otros (Efesios 4:32).

Cuando una persona confía en Jesucristo para salvación, es hecha un miembro del Cuerpo de Cristo (1 Corintios 12:27). Para que el cuerpo de la iglesia funcione apropiadamente, todas las “partes del cuerpo” necesitan estar presentes (1 Corintios 12:14-20). Igualmente ningún creyente alcanzará jamás la plena madurez espiritual sin asistir a la iglesia y ser animado y exhortado por otros creyentes (1 Corintios 12:21-26). Por estas razones, la asistencia a la iglesia, la participación y el compañerismo deben ser actividades regulares en la vida de todo creyente. No es obligatoria la asistencia semanal de los creyentes a la iglesia, pero alguien que ha confiado en Cristo debería tener el deseo de adorar a Dios, ser instruido en Su Palabra, y tener compañerismo con otros creyentes.